Digo, fuego y riego

Digo, a fuego y a riego:

Quiero bailar contigo.

Y quiero bailar a riesgo de que no me guste tu baile.

Quiero acercarme a ti.

Hasta quemarme.

Aún a riesgo de que la herida sea de tercer grado.

Quiero estar cerquita.

Aún a riesgo de descubrir a simple vista los agujeros negros.

Quiero teñirme de ti.

Aunque se me mezclen mis colores .

Quiero que me presentes tu mundo aunque me sepa a poco.

Quiero que me incluyas en el tuyo, aunque me excluya de parte del mío.

Quiero entrar en ese poker donde expectativa, engaño,  proyección y anhelo se convierten en una papilla indigesta.

Quiero digerir tu historia, escucharla y masticarla.

Hasta equivocarme en todas mis conclusiones sobre cómo te definió.

Quiero compartir mi tiempo de ahora, presentártelo y ofrecértelo hasta que el tuyo y el mío se conviertan en uno.

Quiero levantarme oliendo a ti y acostarme con el perfume de tu recuerdo.

Y quiero, sobre todo quiero:

Saber qué quiero.

Y querer lo que sabes, lo que sea que sepas.

Digo, con fuego y por riego…

 

 

(Mar.19.11)

Search