recrearte-33
Quiero bailar y no bailo, me quejo.
Quiero gritar y no grito, me quejo.
Y me quejo y me lamento y me siento mal, porque yo también quiero bailar. Me quejo porque mis zapatos no son los que quiero. Me lamento porque yo quiero otros  zapatos de baile, quiero los que no tengo.
Sigo sin bailar.
Sigo lamentándome.
Y hago una sesión...
¿Quieres bailar?
Vas a aprender a bailar con los zapatos que te han tocado, ¡porque son los únicos que tienes! ¡Son los únicos con los que puedes bailar!
"Re" significa repetición y también intensificación: reconocerse, reinventarse, renacer...
Recrearte significa volver a empezar de nuevo con algo, con alguien...conmigo.
Y sí, ahora bailo y grito y corro y grito y bailo... y disfruto de este baile, de su ritmo... E intento no lamentarme, prefiero bailar!

És una bombolla un parèntesi un temps només per a tu per aprendre a conèixer-te a acceptar-te, a millorar-te.
Una hora de calma, perquè des de la calma, la passivitat activa, ports veure, reconèixer, entendre què passa. Què fas, què dius, com et mous. I a on? On vols anar? Doncs també te n’adones. I treballes per dirigir-te als teus objectius. Amb la seva ajuda, és clar. Perquè tots necessitem que ens guiïn, que ens mirin als ulls I ens diguin:
“ tranquila, para un moment. Respira tranquila. De debó que pots fer-ho. Prova-ho, si més no. (…) veus? Veus com pots?”
I tornes a somriure.  I agafes forces per explicar-te. Quan pots. Perquè pot ser que no et surti, al principi. Però no passa res. Perquè pas a pas comences a situar-te i les paraules surten, desendreçades, sabent que amb els dies, els mesos, anys, si tu vols!, prendran forma, cos, ànima i seguretat. I tu amb elles. I posaràs ordre i et sentiràs forta I viva. I quan ha passat l’hora, tens algunes coses una mica més clares. I et sents orgullosa i agraïda. I tens tantes ganes de treballar-te! De millorar. De convertir-te en la persona que vols ser.
I somrius.
I descanses.

Tengo 38 años y dos hijos de 14 y de 11.

En los últimos años de mi vida he pasado por situaciones personales difíciles ( graves
enfermedades vividas muy de cerca, pérdidas de personas importantes para mí…) que,
añadido a una forma de ser muy responsable y exigente conmigo misma, provocaron en mí un
desfallecimiento y desgaste tanto físico cómo psíquico.

El ámbito laboral tampoco ayuda mucho a esta situción cuando tienes personas a tu cargo y no
sabes si las estás liderando de forma correcta y en ocasiones te sientes perdido.

Vivimos empujados por el estrés y tomamos decenas de decisiones al día, pero en raras
ocasiones nos paramos y les damos a todas ellas la reflexión y el tiempo que merecen.
Desde temprana edad he sido una persona reflexiva y espiritual, que ha intentado dar su lugar
al alma, pero posiblemente en muchas ocaciones me olvidé del cuerpo.

Berta me ha ayudado a hacer un alto en el camino, a dar lugar a la relajación sin pensar que
sea tiempo perdido y desde la calma poder pensar, poder tomar decisiones o no, poder
escucharnos, escuchar lo que el cuerpo nos pide ( en ocaciones más cuidados y calma…) a
darle al cuerpo el respeto que se merece. Si nuestro cuerpo nos acompaña podremos
conseguir una mayor claridad mental.

Una sesión con Berta es equiparable a pasar una semana entera en un spa. Cada vez que voy salgo de allí flotando, relajada, con una sonrisa en los labios y la convicción de que la vida es amable, de que hay soluciones, de que he reencontrado las fuerzas y el camino a seguir. Llegas allí en estado de agobio, angustia, contracturas musculares... y ella te escucha, te conecta, te transmite calma. Tiene el don de poner voz, cara y ojos al subconsciente y de iluminar las oscuridades. Escuchas sus preguntas y su orientación y de repente ya ves los árboles y no sólo el bosque y piensas... Tiene razón! Esto era!  Es capaz de recomponer el puzzle más complejo y enrevesado y darte las herramientas necesarias para que tú misma seas capaz de encajar las piezas. Hay frases que le he oído decir que me resuenan aún pasados los años y han sido as de guía en muchas ocasiones. Es un refugio, un lugar para reencontrarse consigo mismo, para crecer, para reflexionar, para sanar heridas. Algo más? Pues por si fuera poco es buena persona, y encima honesta. Querrá que trabajes por tu bienestar, no te venderá humo y te dirá las cosas como son. Abstenerse vagos que no quieren hacer deberes.

Necesitaba encontrar mi camino para resolver mis conflictos. Berta te ayuda a ver más allá de tus pensamientos desde la sinceridad y el autocontrol.

Es una ayuda que no sabes valorar hasta que empiezas a trabajar con ella en sus sesiones.

Captura De Pantalla 2016 06 12 A Las 21 15 29
Search