RecreArte nace de la necesidad de desarrollar una vocación. De dar voz a mis talentos naturales. Soy creadora y generadora de movimientos y cambios. Para articularlo he creado una narrativa propia porque adoro enseñar. RecreArte es la materialización de mi gratitud hacia la vida.

RELAJACIÓN, REFLEXIÓN, RECREACIÓN.

Mi deseo es enseñar a frenar la vorágine diaria para crear calma e invocar a la serenidad.  Disponer de tiempo y espacios para poder labrar caminos de reinvención, de autodiseño y que un@ pueda RecreArse.

Uso la segunda A mayúscula para definir el trabajo de RecreArte porque apelo a la plasticidad del cerebro, porque las técnicas que uso para rediseñarnos las enfoco desde y para la creatividad, porque propongo juegos y dinámicas que nos acercan a nuestros objetivos. No transmito dogmas estáticos, dispongo un abordaje creativo para que cada persona encuentre su camino y cree su propio manual de vida.

Hace muchos años, movida por una voluntad de transmitir aquellas técnicas que a mí me habían ayudado, me formé para enseñarlas. En el camino redireccioné mi trabajo porque me interesa más apoyar la “desinfoxicación” (desintoxicación de información) que transmitir más información. Me seduce más acercar a las personas a su deseo personal que mostrar y hacer seguir un manual de deberes. Reformular lo que no sirve, para poder actualizarse.

La base de mi labor es que las personas se redescubran y redefinan su propio estilo de anclarse a la vida.

Atiendo consultas y acompaño procesos de autoevolución personal, pero no soy coach ni terapeuta. Mi interés está en estudiar la complejidad de los procesos para poder transmitir su sencillez. Propongo una vuelta a lo simple, a lo esencial, a lo natural.

 Dicen que “el que mucho abarca, poco aprieta”, puedo ver el paralelismo en mí, porque lo que yo quiero es abarcar mucho pero sin apretar, sin dirigir y sin “saber”.

En las más de tres décadas que llevo estudiando y trabajando he aprendido mucho, muchísimo, lo suficiente como para saber a ciencia cierta, que a ciencia cierta, yo sé poquísimo.

He pasado de ser una radical de las creencias, a creyente de las mismas para después de cumplir los 40 acabar creyendo, a copia de pensar, que todo es relativo y un proceso de evolución inacabable y subjetivo.

Que casi nada es tan grave y que lo bonito está al alcance de quien lo quiere ver.

Que menos es más. Propongo un camino de vuelta a lo importante en vez de a lo urgente.

Lo que verdaderamente me resulta interesante es buscar la congruencia entre lo que pensamos, lo que sentimos y lo que hacemos. Desde ahí erigir tu propia vida e intentar teñir de eso a los de tu alrededor.

He buscado muchos maestros, terapeutas, libros y técnicas. De algunos he aprendido parte de lo que transmito, de otros cómo transmito y de otros he aprendido algo tan valioso como qué no quiero hacer y quién no quiero ser.

Dicen que: “aprendiz de mucho, maestro de nada”,  estoy de acuerdo y me identifico… yo lo que enseño es NADA, que encierra al TODO. Y NUNCA paro de aprender, SIEMPRE.

Como dice John Cotton Dana “Quien se atreve a enseñar nunca debe dejar de aprender”.

Elijo esta forma de trabajar porque es lo que sé hacer, porque me gusta hacerlo y porque obtengo buenos resultados. No considero que sea lo mejor, ni creo que a todo el mundo le convenga.

 

A quien va dirigido mi trabajo

A las personas que les interesa y sintonizan con lo que han leído en esta web. Gente que sea conocedora de su responsabilidad personal y esté abierta a explorar para crear nuevas visiones con el fin de crear sus vidas de forma más consciente y no que éstas sean creadas sin su consciencia.

Por esta razón tienes que estar dispuest@ a observar tu día a día para soltar lo que te debilita y daña e integrar lo que te nutre y sana.

Con los años he restringido mis consultorías a gente con interés en un cambio de paradigma social, con la decisión de dar la mejor versión de sí mismos a los demás porque han elegido disfrutar del bienestar ajeno y no sólo escuchar la insatisfacción propia. Personas que quieren hacer, no que dicen que quieren hacer.

Mi objetivo en la vida es ser feliz y mi decisión es inspirar a otr@s a serlo. Disfrutemos el camino hacia la utopía, con la mirada al cielo pero con los pies en la tierra.

Search